Francisco de Quevedo y Villegas

Nace el 17 de septiembre de 1580 en Madrid, hijo de funcionarios de la Corte real. Teniendo 6 años muere su padre. Estudia en el Colegio Imperial de los Jesuitas y en el de estos en Ocaña. En 1596 comienza a estudiar arte en la Universidad de Alcalá de Henares, licenciándose en el año 1600, comenzando ese mismo año los estudios de Teología en esa Universidad. Al año siguiente continúa sus estudios en la Universidad de Valladolid, al trasladarse a esta ciudad la Corte. En esta etapa su nombre empieza a ser conocido como poeta, figurando algunos de sus poemas en “Flores de poetas ilustres” de Pedro de Espinosa.

En 1606 retorna a Madrid con la Corte, integrándose en la vida literaria de la capital. En 1609 escribe “España defendida”. En 1610 se le niega el permiso para publicar “Sueño del juicio final” por “chabacano e imprudente”.

En 1613 viaja a Palermo, al servicio del duque de Osuna, virrey de Sicilia, trasladándose también a Niza, Génova y Madrid. En 1616 se traslada a Nápoles al ser nombrado el duque virrey de esa ciudad. En cumplimiento de sus funciones viajará a Roma y Madrid, adonde regresa en 1618 de modo definitivo por el declive político del duque de Osuna.

En 1621, con la muerte de Felipe III, el proceso contra el duque de Osuna le salpica por una cuestión de soborno político. Sufrirá cárcel durante un breve periodo así como destierro en sus propiedades manchegas.

En 1624 viaja junto a la Corte por Andalucía, albergando al Rey en su residencia. En 1626 hace lo mismo por Aragón. Este año son publicadas ilegalmente sus obras “El Buscón” y “Política de Dios”.

En 1628 sufre un nuevo destierro en su residencia manchega de Torre de Juan Abad por defender el patronato único de Santiago Apóstol. Al año siguiente escribe “El chitón de las tarabillas”, un alegato a favor de la política de unidad nacional y limpieza administrativa del valido del Rey, el Conde-Duque de Olivares, de la que se retractará dos años después haciéndose eco de cierto antisemitismo por motivos patrióticos.

En 1631 sufre alguna denuncia ante la Inquisición por la edición de publicaciones piratas de sus obras, publicando “Juguetes de la niñez”, recopilación de obras satíricas suyas censuradas y revisadas.

En 1634 se casa de mala gana con una viuda rica y se separa a los pocos meses. Recibe el mismo año el nombramiento de Secretario del Rey. Esta época de su vida es la de mayor actividad literaria, publicando, entre otras, “Virtud militante”, “De los remedios de cualquier fortuna” o “Visita y anatomía de la cabeza del cardenal Richeleu”.

Edición príncipe de historia de la vida del Buscón llamado don Pablos, (Zaragoza, 1626).Al año siguiente sus enemigos, atacados en sus escritos satíricos, publican el libelo contra él titulado “Tribunal de justa venganza”. Cuatro años después será detenido y encarcelado durante tres años y medio por esas cuestiones políticas. Entonces escribirá “Providencia de Dios” y “La rebelión de Barcelona”.

En 1644, delicado de salud, se retira a su residencia manchega, publicando “Marco Bruto” y “La caída para levantarse”, preparando la edición (póstuma) de su poesía.

Fallece el 8 e septiembre de 1645 en Villanueva de los Infantes. Su grandeza y la posición preponderante que ocupa en la literatura española de la época y de todos los tiempos no es sólo por su ingenio satírico, sino por el sabio reflejo de la preocupación angustiosa por el paso del tiempo hacia la muerte que caracterizó a su época, conjugado con la contraposición de estos con la hermosura y el amor.

Todo ello en un marco de alto nivel de lenguaje, construcciones platónicas y estoicas de los textos y su famosa capacidad satírica y burlesca, incluso escatológica, que tantos problemas le trajo.

Ocupa un puesto de honor en nuestras letras al lado de otros genios de su época como Cervantes, Lope de Vega o Calderón de la Barca.

Índice de Los Nuestros
Volver al inicio del Documento