Manuel Agustín Heredia Martínez


Manuel Agustín Heredia fue el primer empresario de la España de la naciente industrialización del siglo XIX. Hombre de espíritu liberal, emprendedor y tenaz, industrial, comerciante, ilustrado, innovador.

Si bien logró una importante fortuna, sus continuas reinversiones y diversificación de actividades hizo que esta fuera (60 millones y otros 6 en valores) inferior a la de otros capitalistas, como los vinícolas, o los indianos.

A pesar de su posición no se interesó por la política, aceptando sólo cargos relacionados con la actividad comercial y al final de su vida fue senador en representación de estos.

Sus actividades culturales incluyeron la fundación y presidencia del “Círculo Malagueño” y la crianza de caballos de carreras, así como la preocupación por la comunidad gitana de sus fábricas, a los que llegó a prestar su apellido como medio de asentamiento y socialización.

Nace en Rabanero de Cameros (La Rioja) el 4 de mayo de 1786, el mayor de cinco hermanos de los dos matrimonios que constituyó su padre, trasladándose a Málaga a principios del siglo XIX, contactando con parientes allí. Comienza a trabajar de dependiente de comercio en Vélez-Málaga con 15 años de edad.

Empezó a hacer fortuna por el comercio con Gibraltar durante la Guerra de Independencia, exportando productos agrícolas y minerales de la región y recibiendo productos americanos y manufacturas británicas. Tiene contacto con contrabandistas que traen suministros a la guerrilla, conociendo también al general Ballesteros.

En 1808 crea empresas de frutos secos y vinos.

Será en 1813 cuando se casará con Isabel Livermore y se independice, comerciando desde 1817 con América durante las luchas independentistas con los criollos. Su mujer es cuñada del Marqués de Salamanca e hija de un comerciante inglés. Tanto sus relaciones familiares como sociales le permitieron tejer una red de conexiones que utilizo para sus proyectos industriales.

Tendrá doce hijos a los que preparará para sucederle al frente de sus negocios, en especial Tomás y Manuel. Manuel nace el 5 de septiembre de 1817 y Tomás el 19 de enero de 1819. Cursaron estudios en Inglaterra y Francia y en 1848 se casaron con las hijas de Federico Grund, cónsul de Prusia en Sevilla.

Pero Manuel tenía un carácter depresivo y se suicidó de un tiro en 1852, durante una cacería en Motril, a la edad de 35 años. Tomás será el auténtico sucesor de su padre y murió en 1893 de una pulmonía, a la edad de 74 años.

Índice los Nuestros
Inicio de ésta biografía