El Empecinado

El famoso guerrillero de nuestra Guerra de la Independencia, Juan Martín Díaz, “el Empecinado” nació el 2 de septiembre de 1775 en Castrillo de Duero, llamándosele así por las pecinas (lodos) que existían en esa zona. Con 17 años se alista en el regimiento de caballería del Rey, distinguiéndose por su valentía y fuerza en la guerra de 1792 contra la Convención francesa y es nombrado por ello ayudante del general Ricardos.

Antes del final de la guerra ya forma una pequeña partida que hostiga a los franceses en Cataluña. Al terminar esta en 1795 regresa a su tierra, donde trabaja en las viñas y como recaudador de impuestos. Al año siguiente, el 1 de marzo, se casa.

En abril de 1808 mata a dos coraceros que abusan de una joven, y el día 20 forma con tres hombres su primera partida guerrillera. Toda Castilla se convirtió en escenario de sus ataques, que le proporcionaron el apoyo de la población y el temor de los franceses.

Ya el 24 de mayo solicita al capitán general que arme al pueblo, y el 14 de julio manda un escuadrón en la batalla de Medina de Rioseco. En agosto apresa un convoy de 30 carros y en septiembre a una sobrina del general francés Moncey. En octubre es apresado por una denuncia en Burgo de Osma (Soria) pero huye el 13 de noviembre y aumenta los efectivos de su partida.

En enero de 1809 los franceses detienen a su madre, y en febrero él captura al general Chic, ayudante del rey José I Bonaparte. El 27 de marzo, la Junta Suprema lo nombra teniente de Caballería. El 2 de agosto entra en Salamanca.

El 13 de noviembre consigue huir del cerco de Guadalajara. El 7 de diciembre de 1810, el general francés Hugo intenta ganarle para la causa napoleónica. El 8 de enero de 1811 se abre en Cádiz una suscripción para su guerrilla.

Ya por entonces, su partida, formada casi totalmente por campesinos, es la que posee los mejores jinetes, y su fama se acrecienta. Se traslada a Valencia para combatir al general Suchet. En mayo tiene diez mil hombres bajo su mando, y en junio se convierten en la 5ª División del II Ejército Español.

Tras la derrota de El Rebollar de Sigüenza, su lugarteniente Abuin se pasa a los franceses, dándosele a él por muerto en los primeros momentos. El 9 de mayo ocupa Cuenca. El 10 de agosto de 1812 se presenta por sorpresa en Chamartín, el 12 de agosto entra en Madrid con el general británico Wellington, y el 16 conquista Guadalajara.

El 20 de septiembre hace que sus tropas juren la Constitución de Cádiz. El 7 de noviembre ataca a las tropas francesas que evacuan Madrid. En mayo de 1814 se disuelve la división empecinada, en junio es recibido por el Rey y en enero de 1815 se convierte en mariscal de campo.

Sin las guerrillas y el valor del soldado y el pueblo españoles no se hubiera derrotado jamás al que fue el mejor ejército del mundo, que obtuvo su primera derrota en Bailén y reconoció que España fue el principio de su fin, su gran error, y la heroicidad e increíble tenacidad de su pueblo

El 13 de febrero, descontento con el rumbo absolutista del reinado de Fernando VII, expone su protesta y es desterrado a Valladolid y solicita su baja en el Ejército. En 1812 secunda la sublevación de Riego. El 30 de junio de 1816 se le concede la Cruz de San Fernando y el 16 de abril de 1820 se le nombra para la Capitanía General de Castilla.

Con el nuevo régimen obtiene un mando en Zamora donde se enfrenta y derrota a la partida del cura Merino, ex-guerrillero y absolutista, el 1de mayo de 1821.

Con la llegada del ejército francés de los Cien mil hijos de San Luis, es detenido cerca de Roa el 22 de noviembre de 1823, y sometido a escarnio público en una jaula. Procesado por traición, es condenado a muerte y se le ejecuta en esa misma población el 19 de agosto de 1825.

Cuentan testigos presenciales que logró liberarse en ese momento y herir a varios de los guardias ante la presencia de su infiel esposa, acompañada del brazo de un oficial realista, antes de ser muerto. Por él intercedieron generales franceses y la propia madre del rey Fernando VII.

Es sin duda alguna el mejor ejemplo de guerrillero patriota al que le mueve el desinterés y la libertad.

Índice de Los Nuestros
  Volver al inicio del Documento