Madre Teresa de Calcuta

Agnes Gonxha Bojaxhiu, la "Madre Teresa de Calcuta", nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, ciudad macedonia con una importante población albanesa; fue la tercera hija de un constructor que murió siete años después de su nacimiento.

Desde niña participaba en las labores parroquiales. A los 18 años ingresó en la Orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto en la India. Después de una estancia de dos meses en Irlanda aprendiendo inglés partió hacia el noviciado de Darjeeling. El 24 de marzo de 1931 tomó los votos con el nombre de Teresa, siendo destinada a la escuela de St. Mary en Calcuta, donde cinco años después llegó a ser encargada de la enseñanza primaria. En 1937 tomó los votos finales y llegó a Calcuta como madre superiora.

Tras la independencia de la India, insistió en ejercer labor asistencial en la calle, lo que consiguió en 1948, después de acudir a las instancias del Vaticano, instalándose en la sede de las Pequeñas Hermanas de los Pobres y creando una escuela con ayuda de la población. Después trabajó con leprosos, uniéndosele dos monjas y diez curas, empezando a ser conocida en los medios de comunicación, lo que decidió al arzobispo a concederle el permiso para transformarse en congregación en 1950, como las Misioneras de la Caridad.

En 1952 abrió una casa para enfermos terminales en Kalighat siendo un total de 30 monjas. En 1960 abrirían dos casas más, en Ranchi y Nueva Delhi. En 1965 ya eran 300 monjas y la Orden pasó a depender del Vaticano directamente, extendiéndose por Europa y Sudamérica.

En 1971 recibió el premio Juan XXIII de la paz y en 1979 el reconocimiento mundial con el premio Nobel de la Paz. En 1975 recibió la Medalla Ceres de la FAO.

En 1990 le tuvieron que implantar un marcapasos y murió en 1997, a los 87 años. Anteriormente, en septiembre de 1996, el Congreso norteamericano le confirió el titulo de “ciudadana honoraria”, una distinción que antes de ella obtuvieron solo William Penn y su esposa (fundadores del Estado de Pennsylvania), Winston Churchill y Raoul Wallenberg. En medio de una campaña electoral dominada por el tema del aborto y el radical cuestionamiento del poder de la derecha religiosa, el voto del Congreso de los Estados Unidos fue unánime.

No obstante, en Calcuta deploran la imagen de su ciudad proyectada por la Orden de la Madre Teresa, si bien existe mucha pobreza, como en todo el mundo subdesarrollado, es una metrópoli cosmopolita con una activa vida económica y cultural.

Su actividad presenta numerosas sombras, que nunca han sido desmentidas. Como dice Thierry Meyssan ( de RedVoltaire ), se ha "implicado en escándalos financieros y en apoyo a dictaduras, aspectos silenciados por los medios de comunicación católicos".

Son hechos provados, que ha aceptado, conociendo perfectamente su origen fraudulento, importantes donativos de personajes indecentes tales como el blasfemo y fraudulento John Roger ( líder del Movimiento de Conciencia Espiritual Interior ). Aceptó un millón y cuarto de dólares (y el uso de un avión privado) donados por Charles Keating el estafador de 252 millones de dólares de la entidad “Lincoln Savings and Loans”, perjudicando a cientos de pequeños ahorradores, con la excusa de una campaña contra la pornografía (¿?) y a cambio de su apoyo en el proceso judicial que se siguió contra él, por lo que fue avergonzada y silenciada. También ha aceptado dinero de magnates hindúes, teóricos beneficiarios directos de la miseria de su gente. Parece ser que las donaciones de 50.000 dólares son habituales, sin que revierta en los conventos ni en los pobres o los damnificados por catástrofes. Y así una relación bastante larga.

En 1979 hizo campaña para recaudar fondos para los religiosos nacionalistas de Croacia ( los legitimadores de los Ustachas y seguidores del siniestro " fundador" histórico Ante Pavelic ). En 1981 visita Haití donde se prodigó en elogios de los Duvalier (el cruel Jean Claude y su esposa Michèle) a quienes calificó, en esa ocasión como "defensores de los pobres" siéndole concedida la Legión de Honor de Haiti, algo después esos defensores de los pobres huyeron a la Riviera francesa tras haber desvalijado el Tesoro Nacional; en 1986 se entrevista con Fidel Castro y dos años después viaja a Rusia por el terremoto en Armenia.

En 1994, el periodista británico Christopher Hitchens escribió y produjo un documental sobre la Madre Teresa que iba a titularse “Sacred Cow” (“Vaca Sagrada”), pero se emitió como “Hell’s Angel” (“El Ángel del Infierno”) en el Channel 4. Ese mismo año, Hitchens publicó el libro “The Missionary Position: Mother Teresa in Theory and Practice”. Sus investigaciones mostraron una realidad muy distinta de la imagen idílica de la Madre Teresa y su Orden. Ninguna cadena norteamericana se ha atrevido a emitir el documental de Hitchens.

Una entrevista a Hitchens apareció en “Free Inquire” (publicación del “Council for Secular Humanism” de Nueva York) en 1996. Este periodista y economista británico es conocido por sus debates con personalidades como Noam Chomsky o Martin Amis, y por sus incisivas biografías de personalidades como Henry Kissinger, Jomeiny o Clinton. Es colaborador habitual de “Vanity Fair”, “Harper´s” y “The Nation”.

Hitchens afirma que la Orden posee inmensos recursos, jamás auditados, y que por ello las cuentas bancarias están fuera de la India. Sólo en una de esas cuentas hay 50 millones de dólares. Pero este dinero no se usa para atender a los pobres, sino para afianzar el poder de la Orden, con 500 conventos en 120 países, y con 3.000 monjas.

De ahí que las condiciones en sus hogares sean espartanas en grado extremo, no buscan aliviar el dolor (“Hay algo muy hermoso en ver a los pobres aceptar su suerte, sufrirla como la Pasión de Cristo. El mundo gana mucho con el sufrimiento”, “Pienso que es muy hermoso que los pobres acepten su destino, que lo compartan con la pasión de Cristo. Pienso que el sufrimiento de los pobres es de gran ayuda para el mundo.” -1981, conferencia de Prensa en Anacostia, Washington DC -). La Madre Teresa JAMÁS ha declarado que su propósito fuera curar, aunque ese es el motivo de las donaciones (una de las acusaciones del reportaje es que la Madre Teresa, contradictoriamente, fue atendida en los mejores hospitales y recibió los mejores y más sofisticados tratamientos). El propósito único de sus hospicios sería el bautismo consentido de los moribundos.

De hecho, uno de los pilares del credo de la Orden es el despojarse de cualquier atadura a los seres humanos, incluso a los pobres a los que se sirve, por “interferir con el amor a Dios”, lo que parece provocar un continuo movimiento de monjas entre los conventos de la Orden y hacia otras Órdenes.

Disidentes de la Orden afirman que la obediencia absoluta, la despersonalización de los pobres y la falta de límites en el logro de fondos y apoyos, provoca el desánimo de muchas de ellas.

Médicos británicos y norteamericanos han criticado el bajo nivel de las prácticas médicas en sus pequeñas clínicas de Calcuta. Ausencia de calmantes, jeringuillas lavadas en agua fría, un régimen alimenticio peligrosamente escaso para los pacientes y una actitud fatalista frente la muerte.

Susan Shields, ex-monja de la Orden, describe en “La casa de ilusiones de la Madre Teresa”, publicada en el “Free Inquire” de enero de 1998:

A la Madre le preocupaba mucho que preserváramos nuestro espíritu de pobreza. Gastar dinero habría destruido esa pobreza. Ella parecía obsesionada con el hecho de usar sólo los medios más simples para nuestro trabajo. ¿Iba esto en el mejor interés de la gente a la que estábamos tratando de ayudar, o estábamos de hecho utilizándolos a ellos como una herramienta para elevar nuestra propia “santidad”?. En Haití, con el fin de mantener el espíritu de pobreza, las hermanas reutilizaban las agujas hipodérmicas hasta que se volvían romas. Viendo el dolor que causaban estas agujas gastadas algunos de los voluntarios ofrecieron conseguir otras nuevas, pero las hermanas se negaron.

Mendigábamos comida y suministros a los comerciantes locales como si no tuviésemos recursos. En una de las raras ocasiones en que se nos acabó el pan donado, fuimos a mendigar a la panadería local. Cuando la solicitud fue negada, nuestra superiora resolvió que el dispensario podría funcionar sin pan por ese día.

No era sólo a los comerciantes a quienes se ofrecía la oportunidad de ser generosos. A las aerolíneas se les solicitaba que trasladaran hermanas y carga sin costo. Se esperaba que hospitales y doctores absorbieran el importe de los tratamientos médicos de las hermanas, o que los cubrieran con fondos dispuestos para instituciones religiosas. Se inducía a los trabajadores a laborar sin pago o con tarifas reducidas. Dependíamos fuertemente de voluntarios que se afanaban largas horas en nuestros comedores, refugios y campamentos”.

Estatua de Teresa de Calcuta en Cuba, realizada por José Vila Soberón.Sobre sus posturas conservadoras no caben dudas, estaba contra los anticonceptivos, el aborto y el divorcio... excepto el de su amiga la princesa Diana de Gales. De hecho, su rigidez doctrinal causó cierto malestar en el Vaticano, pero cuando su imagen “políticamente correcta” se extendió a partir de los años 70, fue apoyada en sus campañas europeas, lo que ha impulsado entre la religiosidad popular a la creación del mito. La Iglesia Católica ha cedido, innecesariamente, a este populismo -no tan espontáneo- y ha iniciado el proceso de su canonización.

Ya hemos indicado su apoyo público a dictadores como Duvalier de Haití (“aman a los pobres y ellos los adoran”), Enver Hoxha de Albania (depositó una corona de flores en su tumba y otra en el monumento “A la gloria de la Gran Albania”, en la que se incluyen territorios de Grecia, Serbia y Macedonia) y Fidel Castro ("no vio miseria en Cuba", donde estableció una entrañable amistad con el pueblo cubano, y en especial con el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, ver en: http://www.indembassyhavana.cu/indexsp.html ).

Son sus compañeros de viaje, junto con toda la progresía mundial.

Índice Los Progres
Iinicio de ésta biografía