Portada Índice de Autores y de Títulos

Ordenación por autores, inicial: T

LOS GODOS EN ESPAÑA

E.A. Thompson

Ed. Altaya, año 1998, 383 págs.

Índice:
I-De Gesaleico a Liura. II-Religión. III-Leovigildo. IV-Recaredo. V-La población romana. VI-La población goda. VII-La unificación de España. VIII-Una década de rebelión. IX-Rebelión y Reforma. X-Los últimos reyes. XI-Administración. XII-La Iglesia. XIII-Conclusión

Análisis del papel de la monarquía goda en España, que desbarata la idea tan querida a la extrema-derecha de los godos como mito fundacional y resalta su funesta actuación. Esta es una obra excepcional por lo que tiene de rigurosa y desmitificadora. El análisis de la historia y la vida social de la España visigoda no sólo constituye la estructura del libro sino que conlleva una tesis: la decadencia y miseria política reales del reino visigodo (racismo, segregacionismo, represión religiosa, asesinatos políticos, decadencia militar... ) facilitaron decisivamente la invasión musulmana, y no es una época a reivindicar ni por sus realidades ni por su significado, profundamente antiespañoles.
Con razón los admiran nazis y fascistas, supusieron para España lo mismo que son ellos: una plaga dañina y políticamente estéril. La conclusión es exhaustiva y completa, y sobre todo, habla por sí misma de la debilidad en que se asentaba el régimen, su caos y endogamia, y su decadencia militar como causa de todo ello. Desde luego, está muy lejos de las modernas monografías edulcoradas y laudatorias de estos bárbaros y su régimen sangriento, y su factura historiográfica es, además, impecable.

 

LOBBIES. Cómo funcionan los grupos de presión españoles.

Ramón Tijeras

Ed. Ediciones Temas de Hoy, año 2000, 333 págs.

Índice:
Introducción. 1 El negocio de la influencia en España. 2 El lobby del ex presidente Suárez. 3 El lobby Real. 4 Plaza de las Cortes. 5 Ansón, Azcona y Fefé. 6 La simbiosis del periodista Navalón. 7 El lobby catalán. 8 La trama del Partido Popular. 9 La nueva España de Aznar. 10 Solchaga Recio Asociados, SL. 11 El imperio Polanco. Apéndice I: El modelo norteamericano. Apéndice II: Los grupos de interés en Europa. Bibliografía.

En algunos paises los lobbies, o grupos de presión, son legales, y su actividad e identidad está minuciosamente regulada, en España no; esta circunstancia no evita que de hecho existan, pero impide discernir lo que puediera ser la defensa legítima de intereses con prácticas delictivas. Su actividad, en nuestro caso, está mezclada con el tráfico de influencias y con la actividad política de los partidos, proyectando la imagen de un "poder en la sombra". Este libro plantea la cuestión de si los partidos políticos son tal cosa, o simplemente grupos de presión. A este respecto resulta paradigmatico el lobby catalán y CiU, a cuyo estudio dedica un capítulo. Describe la composición y funcionamiento de ese lobby que presenta varios polos que representan, relativamente, alternativas de poder (PP, CiU, PSOE, etc...) tejiendo una compleja trama de fidelidades basadas en cargos e intereses. Personajes diversos, aparentemente "independientes", pero en realidad polidireccionales, asociaciones, círculos de empresarios, puestos clave de la Administración (estatal y autonómica), entidades financieras, y empresas importantes, pululan alrededor de afinidades volubles y cambiantes en una zona donde se mezclan todos los partidos. Las fricciones internas de este lobby se traducen exteriormente unas veces como agitación del victimismo nacionalista, y otras con el mayor hermetismo. En cierto modo evidencia que ante todo, la ideología nacionalista no es más que un instrumento al servicio de intereses concretos. La conquista del poder la ha llevado a cabo mediante la ocupación de las instituciones, posición que debe consolidarse para evitar los riesgos y el azar de los procesos electorales, lo que requiere la institucionalización del poder autonómico, y de ahí surgen las propuestas sobre el "federalismo asimétrico" o incluso el "confederalismo asimétrico" en el intento de romper el límite que el Estado supone a la independencia autonómica. Los grupos de presión son "poderes de hecho" aunque la titularidad del poder esté en los partidos.

 

LA EXPERIENCIA TOTALITARIA

Tzvetan Todorov

Ed. Galaxia Gutenberg/círculo de Lectores, año 2009, 314 págs.

Índice:
Introducción. Retratos: Germaine Tillon, Raymond Aron, Jakobson y Bajtín. Historias: La salvación de los judíos búlgaros, Stalin de cerca, Artistas y dictadores. Temas: Los lí mites de la justicia, El testamento de Primo levi, La memoria como remedo contra el mal.

Los distintos apartados de este libro pueden leerse independientemente, pero todos ellos contienen la impronta de la experiencia totalitaria que es el hilo conductor de la obra.
El autor nos introduce de una forma muy clara en el mundo del totalitarismo al que se llega de la mano de las ideologías-utopías que han marcado de forma indeleble el siglo XX: el comunismo y el nacional-socialismo, las nuevas religiones seculares que vinieron a sustituir a las religiones tradicionales un tanto desprestigiadas, en especial tras la hecatombe que supuso la primera Guerra Mundial. La exposici ón de sus motivaciones y su incidencia en extensas capas de la población y su realidad profunda, que se traduce en transformar, a la fuerza, a las sociedades y al ser humano.
De ese proyecto participaron también los movimientos artísticos de "vanguardia" (término que también utilizó, y con el mismo significado el mundo político), movimientos extremistas y radicales, independientes, en principio, de los políticos, pero paralelos y con muchas ideas en común, cuyos destinos se entrelazaron en una simbiosis en que unos se sirvieron de los otros. La relación fue fructífera y muy efectiva en las imprescindibles tareas de propaganda, difusión y legitimación de las nuevas ideologías; para el mundo artístico la relación se saldó con la sumision a los nuevos amos o la eliminación física y en el mejor de los casos el exilio. El fenómeno, no por casualidad, se dio exclusivamente en la URSS, Alemania e Italia, cuyos líderes se vieron a sí mismos, y actuaron, como el artista creador (el genio) sin restricción alguna, que crea un mundo nuevo de las ruinas que quedan tras arrasar todo lo anterior.
También nos señala cómo estas pulsiones totalitarias reaparecen (o pueden hacerlo) incluso tras la desaparición de las caducas ideologías con los "nuevos mesianismos": la democracia, los derechos humanos... que se constituyen en otras formas de fanatismo intransigente en nombre de la tolerancia. Y estas nuevas "ideologías liberadoras", con idénticas caracter ísticas se dan en diversos ámbitos de la sociedad, a veces opuestos, pero con los mismos resultados y amenazas. Si las viejas ideologías primaban lo colectivo anulando al indivíduo, el ultraliberalismo, exaltando ubérrimamente al individuo anula todo vínculo con los demás. Actualmente se cierne la misma amenaza con el renacimiento del nacionalismo integral que promueve, casi sin darnos cuenta, los mismos rasgos de los totalitarismos históricos. Y es que las utopías (sustitutivos de la religión) adoptan todas las formas posibles, pero su característica es com ún: una construcción mental que se intenta hacer realidad por la fuerza, con resultados siempre devastadores.
El campo de concentración como símbolo del mal y encarnación del resultado del totalitarismo y de la búsqueda del "hombre nuevo", es la experiencia común a las biograf í as que nos presenta, experiencia que modificó sustancialmente sus vidas abocándolas hacia la militancia en el humanismo, la moderación, y el énfasis en la necesidad de " comprender" al verdugo reconociendo en él nuestra misma naturaleza humana, y rechazando las típicas descalificaciones como monstruos inhumanos etc. porque la realidad, según su experiencia, es que se trató de personas corrientes, como nosotros, que reaccionaron de un modo determinado en circunstancias especiales, lo que podría ser extensivo a cualquiera; todos somos capaces del mal. Posteriormente, consecuencia de su activismo y experiencia corroboraron estas afirmaciones al observar el mismo tipo de actitudes (si bien cambian las formas) en otros individuos corrientes, cuidadanos en sistemas "civilizados", democráticos, modernos y sin ninguna experiencia traumática previa.

 

¿QUÉ ES LA DEMOCRACIA?

Alain Touraine

Ed. ediciones Temas de Hoy, S.A., año 1994, 452 págs.

Índice:
Parte I Las tres dimensiones de la democracia. Parte II Historia del espíritu democrático moderno. Parte III La cultura democrática. Parte IV Democracia y desarrollo. Conclusión.

Traza la historia de la democracia moderna y analiza su estructura, procesos, naturaleza, los agentes sociales y sus significados, poniendo el énfasis en sus limitaciones, enemigos y condiciones que pueden colapsarla, así como el contexto social en que puede construirse destacando que el concepto de ciudadanía sobre el de nacionalidad resulta crucial. Partiendo de que la mayor desgracia del s. XX ha sido el totalitarismo, afirma que la excesiva limitación del poder político (el Estado) conduce a la descomposición de la sociedad. Explica que, en el presente, las mayores amenazas que se ciernen sobre la democracia son, por una parte, los inmensos poderes económicos que se gestan en los mercados globalizados, y por otra, los nacionalismos con su universo cerrado de las "identidades culturales" intolerantes y su comunitarismo negador de la sociedad al imponer la identificación entre el poder y una cultura o una religión, junto (aunque contradictoriamente) con el "multiculturalismo" radical, en el que el exacerbado respeto por las minorías y el relativismo lleva a negar la idea misma de "mayoría". Entre ambos escollos, el autor desarrolla las condiciones, y equidistancias, para la construcción de la democracia, e identifica las tres "dimensiones" esenciales: la representación de los intereses de la mayoría, la ciudadanía y la limitación del poder por los derechos fundamentales. La democracia no existe cuando el Estado se define como la materialización de un ser colectivo (la nación, la identidad cultural, el "pueblo", etc...) como ocurre con el nacionalismo o con las teocracias, que transmutan la sociedad en una "conciencia colectiva" (idea totalitaria) y la sitúa por encima de las conciencias individuales, y la etnicidad, sobre la identidad personal.

 

NADA POR LA PATRIA

Iván Tubau

Ed. Flor del Viento Ediciones, año 1999, 278 págs.

Índice:
1 Pongamos que es un prólogo. 2 Oscura memoria de tardofranquismos. 3 Una Cataluña subterránea. 4 La noche en que empezó a morir el miedo. 5 Abajo España y viva la barrecha. 6 La dictadura blanca de Tarradellas. 7 Veinte años lavando cerebros. 8 Y El Mundo arriba a Cataluña. 9 Una salvajada, Aracil. 10 A modo de conclusión a modo. Agradecimientos. Bibliografía.

En ésta ocasión el autor resulta discrepante en el "oasis catalán" donde impera la ley del silencio, analiza y describe, documentadamente, la traumática y forzada operación de sustitución lingüística que se lleva a cabo en esta región por el totalitarismo nacionalista. Nos revela cómo los "intelectuales", "historiadores" y "sociolingüistas" nacionalistas, invierten el sentido de sus propias argumentaciones, "científicas", con que rebatían, escandalizados, el sistema anterior, para justificar el presente (resulta que la inmersión forzosa en una lengua que no es la materna, genocidio cultural de nefastos resultados durante el franquismo, ahora, perpetrado en catalán, no es genocidio y además opera milagros educativos y cognitivos). Bajo la opresión del totalitarismo nacionalista en sus múltiples facetas (nacionalcatolicismo, nacionalpujolismo, etc...) se ha logrado deslegitimar no solo al idioma español, sinó a cualquier disidencia (es españolista -el peor insulto posible- todo aquel que no es nacionalista catalán), y de una manera queda se procede sistemáticamente a la "limpieza lingüística" (además de a otras limpiezas). Uno de los resultados perseguidos es el silenciamiento de "los otros", conseguido, por una parte, gracias al control total de los medios de comunicación (penetración en empresas y en indivíduos, sustitución y clientelismo generando una vasta red de complicidades) lo que ha permitido levantar "el muro del silencio", y por otra parte, el instrumento clave para completar la manipulación-invención cultural e histórica, es la fábrica de nacionalistas: la escuela. Ambos ámbitos los conoce bien, y por ello, su testimonio y descripción del proceso es incuestionable, resultando una narración que no deja dudas a quienes, con ingenuidad pretendida o cierta, preferirían resistirse a la evidencia; de su mano asistimos a las abundantes y vergonzosas prácticas de ese falso asimilacionismo tras crear y proclamar el diferencialismo: el estigma de impureza étnica que arrastran consigo los apellidos y la lengua española, la exclusión, la nefasta e indecente inmersión lingüística, la presión sobre los maestros, la lengua como ideología e identidad oficial (colectiva, claro) y obligada, la identificación lengua - territorio - nación - patria, la vida política colonizada por la ideología única camuflada detrás de diferentes siglas, la defección (mentira o traición) de los partidos llamados "de izquierdas", etc... y sobre todo ello el desprecio y negación de la realidad. Al servicio de intereses espúreos, los tres ámbitos que explora: medios, enseñanza, y partidos, prestan la conveniente coartada de silencio y tergiversación que encubren la fanática locura nacionalista.