Portada Índice de Autores y de Títulos

Ordenación por autores, inicial: P, Q

FELIPE II

Geoffrey Parker

Ed. Altaya, año 1995, 277 pág

Índice:
I-El aprendizaje, 1527-1558. II-El rey y el trabajo. III-El rey se divierte. IV-Los años delicados, 1559-1567. V-Vida familiar y muerte.VI-Años de Cruzada, 1568-1572. VII-Años de fracaso, 1572-1579. VIII-¿Asesinato vil?. IX-Años de triunfo, 1579-1588. X-"El monarca más poderoso de la Cristiandad". XI-Camino de la tumba, 1589-1598. XII-Epílogo: Felipe II en el mito y la leyenda.

Una revisión por el famoso hispanista británico de la figura de uno de nuestros más grandes monarcas, despojada de todos los mitos falsos de la Leyenda Negra. Frente a las obras ociosas sobre el Rey Prudente que reinciden en la odiosa Leyenda Negra que aún pesa sobre nosotros como una losa, interesadamente desarrollada hoy, la presente biografía se ha realizado con notable profesionalidad y rigor, alejada de prejuicios e iluminando las zonas de la vida cotidiana más desconocidas pero no por ello menos relevantes y significativas, de uno de los reyes más admirables y trascendentales de nuestra Historia. Podríamos decir que es la mejor obra de Parker, y la más verídica, pero no es esta la biografía de Felipe II que requiere la moderna historiografía española e hispanista, creemos más bien que le falta pasión por el personaje, singularización de su ser. Pero no por ello deja de ser una buena introducción a la vida del “Rey Prudente”, tan fundamental en nuestra Historia y por ello tan denostado injustamente por los peleles de la moderna Leyenda Negra. Rigurosa en la descripción de los hechos, se aventura poco en sus hipótesis y adopta la postura más cómoda o simple. Su autor, Parker, ha polemizado con H. Kamen sobre el personaje y los hechos de su época. Como introducción, bien; A la espera de otra mejor.

 

¿Por qué la República perdió la Guerra?

Stanley G. Payne

Espasa, Divulgación Historia (Booket), año 2011, 297 págs

Índice:
Introducción: La época de los conflictos internos en Europa: 1905-1936. Las guerras civiles en la época de la Primera Guerra Mundial.

1. Un conflicto endógeno. 2 Polarización. Las elecciones de febrero de 1936. 3 18 de julio. 4 Movilización para la guerra. 5 Revolución. 6 Terror. 7 Una guerra de religión. 8 Intervención y no intervención. 9 La política soviética. 10 La contrarrevolución de Franco. 11 ¿Una segunda contrarrevolución? 12 Dos modelos de guerra. La guerra en el mar. La guerra aérea. 13 Guerras civiles en la guerra civil. 14 Causas de la derrota republicana. 15 Una perspectiva histórica. CONCLUSIÓN: El final de una época convulsa en Europa.

Aunque el libro trata estrictamente del período correspondiente a la Guerra Civil (GC), introduce, abreviadamente, la descripción del proceso que desde 1931 condujo hasta ella dentro del marco conflictivo de Europa en el período de entreguerras.

El autor se sitúa en la tesis de que la insurrección izquierdista de 1934 (tras otras varias insurrecciones de igual signo pero de menor entidad y que tampoco supuso la ilegalización de las organizaciones de izquierdas) fue un preámbulo de la GC, iniciada con una insurrección de signo contrario, pero no el inicio de la GC en sí misma, pese a que el proceso revolucionario cargado de violencia izquierdista que fue acentuando la polarización extrema de las organizaciones políticas (y algo menos a la sociedad) se inició ya en 1931.

Nos muestra que la GC fue deseada, buscada y provocada por las organizaciones de izquierdas (muy especialmente el sector de Largo Caballero del socialismo, el principal responsable) junto con los torpes manejos de los políticos, en absoluto comprometidos con la legalidad y los procedimientos democráticos en especial tras las fraudulentas elecciones de 1936, que la hicieron inevitable, convencidos todos ellos de que provocar un levantamiento de las derechas les permitiría eliminarlas completamente. Fue un cálculo completamente erróneo.

Nos señala que para cuando se produjo el levantamiento, la República democrática ya no existía, si bien el régimen revolucionario del Frente Popular mantuvo la ficción republicana (a instancias de la Comintern a través del cada vez mayor e influyente Partido Comunista) a efectos de la campaña de propaganda internacional para recabar apoyos de todo tipo.

El autor sostiene que la rebelión del 18 de julio no fue contra la democracia, sinó contra el caos, la arbitrariedad y la violencia del Frente Popular que llegaba al paroxismo, contrariamente a lo que propaga aún hoy día la "izquierda" y sus "intelectuales" bonzos. Expone que la rebelión no obedecía a un plan preciso y consolidado dado que la enorme división en el seno del Ejército lo hacía imposible, pero el asesinato de Calvo Sotelo actuó como un catalizador.

Tras el inicio de la insurrección la superioridad de la "República" en todos los órdenes (territorial, material, económico...) era aplastante, pero la explosión revolucionaria sumió a la zona del FP en un caos que resultó crítico en los primeros meses de una guerra que inesperadamente prometió ser larga.

Si el bando del FP mostraba un gran fraccionamiento ideológico y de proyectos revolucionarios, aglutinado tan solo por el odio extremo a la "derecha" y el anticlericalismo visceral, el bando rebelde mostró una mayor cohesión moral acrecentada por los excesos antirreligiosos porque, como el autor pone de relieve, la GC según avanzaba se iba convirtiendo en una guerra de religión. La religión suplió al inexistente nacionalismo español.

Analizando, con los mejores datos disponibles, el alcance y naturaleza de la intervención extrangera (que nunca fue automática ni fácil y de hecho limitada a la prosecución de objetivos políticos y estratégicos propios de los diversos paises y que es analizada pormenorizadamente) resultó no ser decisiva para ningún bando pero sí para prolongar la guerra.

En la enumeración de las causas que produjeron la derrota del FP nos señala: la falta de liderazgo y la ineptitud de todos los dirigentes, las disensiones internas (que llevaron a los sucesos del año 1937 -una guerra civil dentro de la guerra civil-), las constantes tensiones entre la guerra y la revolución, todo ello condujo a contínuos fracasos frente a un ejército numéricamente y en medios inferior, el fracaso económico, y el comportamiento desleal y traidor de los nacionalistas realmente solo interesados en la destrucción de España que la guerra parecía propiciarles.

El FP perdió la guerra militar, pero ganó la de la propaganda en aquellos momentos y sus efectos más notables se han producido mucho después y aún se han incrementado con el paso del tiempo hasta hoy; sus intelectuales e historiadores han logrado desvanecer los hechos reales y convertir a un período y a unos personajes repugnantes en un "mito romántico" sin importar las falsedades en que hayan tenido que incurrir.

The Spanish Civil War

Stanley G. Payne

Ed. Cambridge U.P. año 2012, 268 págs.

Indice:
Introduction: Civil War in twentieth-Century Europe. 1 Modernization and Conflict in Spain. 2 From Revolutionary Insurrection to Popular Front. 3 The Breakdown of Democracy. 4 The Military Insurrection of the Eighteenth of July. 5 The Battle of Madrid-the First Turning Point. 6 Revolution. 7 Terror. 8 A War of Religion. 9 Franco's Counterrevolution. 10 Foreign Intervention and Nonintervention. 11 Soviet Policy in Spain, 1936-1939. 12 The Propaganda and Culture War. 13 A Second Counterrevolution? The Power Struggle in the Republican Zone. 14 The Decisive Northern Campaigns of 1937-1938. 15 The War at Sea and in the Air. 16 Civil Wars within a Civil War. 17 The War in Perspective. Conclusion: The Cost and Consequences: The Long Dictatorship.

Pese a la brevedad del libro, el autor logra presentar una perspectiva muy clara y completa acorde con la realidad documentada de los hechos. Todos los aspectos son estudiados de forma ágil e interesante ofreciendo conclusiones ya formuladas en otras obras más minuciosas y detalladas(p.ej. "¿Porqué la República perdió la guerra?"...)

El autor sitúa la Guerra Civil Española en el contexto de las guerras civiles europeas de la época, señalando sus similitudes pero subrayando sus importantes particularidades. Una de las cuales, y no de la menor importancia, es la intensa lucha propagandística que generó, cuyos ecos resuenan todavía (en especial entre los "intelectuales" e historiadores). Si el Frente Poular perdió la guerra militar en cambio ganó la guerra de la propaganda. Es por ello que el relato de la Guerra Civil efectuado, usualmente, desde perspectivas puramente ideológicas (con las consiguientes distorsiones, omisiones y falsificaciones interesadas) esté dominado por la "izquierda". Así perdura la visión de una lucha en defensa de la democracia frente al fascismo. La realidad es por completo opuesta, tras las fraudulentas "elecciones" de Febrero de 1936 el proceso revolucionario adquirió caracteres extremos, y el Frente Popular, que se hizo con el poder real, trató por todos los medios de ocultar la revolución y la desaparición de cualquier vestigio de democracia ante el mundo exterior. Ni siquiera la intervención extrangera ha escapado de la tergiversación, pero ambos bandos estuvieron apoyados exclusivamente por regímenes totalitarios ajenos a la democracia. No había democracia ni habían demócratas.

La presente obra desacredita numerosos mitos. Su lectura es muy recomendable.

EL FRACASO DE UNA UTOPÍA. Historia de los crímenes comunistas. (De Stalin a Mao)

Fernando Paz

Ed. Áltera, año 2005, 366 páginas.

Índice:
I Prólogo: los genios del terror. II La URSS. III China. IV Camboya.

“El fin de una utopía” es una crónica pormenorizada del gigantesco genocidio consciente y frío que perpetró la ideología comunista a través de la megalomanía de sus líderes y la venalidad de sus regímenes.
El apartado camboyano dedicado a la dictadura de los khmer rojos es el más escueto y ya ha sido narrado por otros autores. El chino de Mao Tse Tung (ahora Zedong) describe acertadamente los asesinatos masivos por las hambrunas y la represión caprichosa (ambas inseparables del comunismo) pero no relata los vicios y el carácter de Mao.
Sin embargo, el capítulo soviético es el mejor y más detallado: el genocidio de la población que en nada tiene que envidiar al de Hitler y sus nazis, el horror de los campos de concentración, las aberraciones y abusos sexuales de los jerarcas (especialmente de la policía política), la colaboración de los intelectuales, el secuestro y trato a los niños y familias, las crueldades gratuitas que acompañan a todo totalitarismo e injusticia, los vergonzosos privilegios de los jefes del Partido (especialmente comida)… y otras muchas degradaciones fueron las características de un régimen que hizo su bandera de la crueldad, la muerte, el sufrimiento y la eliminación de la identidad individual… que algunos aún defienden o prestigian hoy.
Todo ello desemboca en la matanza de 100 millones de personas que es el legado de ese proceso inmenso de ingeniería social que fue y es el comunismo.
La obra es un buen complemento de otras más amplias y ambiciosas, aunque lo cierto es que la acumulación y explicación de detalles y hechos inhumanos causa repugnancia. Pero ese es el precio de la verdad: experimentar la sensación de vacío, de rechazo, de exterioridad.
Una obra necesaria porque el “pensamiento único” progresista sigue exculpando, aunque de modo más encubierto, a los regímenes genocidas de su signo, porque se ha aliado con el totalitarismo presente, el nacionalismo separatista destructor de naciones reales.

NACIONALISMOS, XENOFOBIA y RACISMO en la COMUNICACIÓN

José Mª Perceval

Ediciones PAIDOS, año 1995, 136 págs.

Índice:
Presentación. Al lector. Introducción. 1 Imagen e imagiario. ¿Hablamos de lo mismo? 2 El rito. origen de las imágenes negativas. 3 La moral y el monoteísmo. 4 La opinión pública. 5 El proceso de la civilización occidental. 6 La visión horizontal y vertical del mundo. 7 Elementos de la modernidad: democracia, humanismo y progreso. 8 Nacionalismo. 9 Imágenes históricas democráticas. Conclusiones. Referencias bibliográficas. Bibliografía básica. Para ampliar.

Este libro examina la génesis y el papel de las imágenes (que constituyen el acerbo del imaginario colectivo) en el funcionamiento de las sociedades. Explica cómo, lo real, tanto como su percepción, el imaginario, van indisolublemente unidos y condicionan la acción. No son sólo los grandes ideales, tal y como son descritos, quienes marcan los ejes de la historia, sinó también los miedos de las sociedades, es decir es el conjunto de los opuestos: causas lógicas/causas sentimentales, ideales positivos/ideales negativos, real/imaginario, etc... quienes en base a tópicos y arquetipos, asimilados e interiorizados, simultáneamente predeterminan los comportamientos. Todo ello se concreta en la organización de imágenes y contraimágenes, a través de las que los "nuevos bárbaros" (nacionalistas, xenófobos y fundamentalistas) formulan sus "soluciones simples". De la máxima relevancia en el momento presente, el nacionalismo (reacción antiuniversalista), en su necesidad de definir al "otro" para crear (inventar) una identidad propia genera, y utiliza, con gran fuerza el sistema de imágenes positivas y negativas. Imágenes positivas en las que se reune lo que no se es, pero se quisiera ser: utopías y prototipos ideales. Las imágenes negativas que ocultan (o compensan) la necesidad del otro, mediante su degradación, acumulan sobre él todo lo que asquea y que realmente contiene lo que odian, o no soportan, de sí mismos. Estas imágenes negativas sobre las que es fácil propagar el diferencialismo, como nueva forma de racismo, constituyen la premisa que justifica la eliminación del "otro" por cualquier método, cruento o incruento, aunque estén realmente basadas en groseras generalizaciones y "construyen" los "colectivos étnicos", verdaderas cárceles de las poblaciones. Junto a éstas imágenes se añaden otras convenientes dentro de esa ideología: la necrofilia (la metáfora del martirio) como exaltación del sentimiento nacional sobre el individuo, la identidad colectiva que expresa el determinismo cultural impuesto sobre la libertad individual o la reafirmación territorial de fronteras como expresión del límite separador.

 

HISTORIA DE UNA TRAGEDIA. La expulsión de los judíos de España.

Joseph Pérez

Ed. Crítica, año 2001, 174 págs.

Índice:
La expulsión de los judíos. Prólogo. 1 Los judíos en la España medieval. 2 La crisis del s XIV 3 El problema converso (1391-1474). 4 Judíos y conversos en la España de los Reyes Católicos (1474-1492). 5 La expulsión. Epílogo. Apéndices: los Edictos de expulsión.

Este hecho histórico es calificado con los mayores exabruptos y origina las más tremendas acusaciones: genocidio, antisemitismo radical y fanatismo religioso, y se añade al coro de manifestaciones negativas sobre la "excepcionalidad" española. El autor trata, en este estudio, de poner los hechos en su dimensión justa, lo remarcable, según él, es que el antijudaísmo (sentimiento probablemente de origen religioso, al conceptuar al pueblo judío como pueblo deicida) fue común en toda Europa e incluso con mayor intensidad que en España donde tuvo una manifestación tardía, esa es la única excepcionalidad (en Inglaterra y Francia se habían producido varias y cruentas expulsiones casi 2 siglos antes). Desde la perspectiva actual todas esas expulsiones, sin excepción, repugnan. En este libro se exponen las circunstancias sociales, políticas, económicas y los procesos que condujeron a la adopción de esas medidas cuyo origen se halla en la gran crisis del S XIV (hundimiento demográfico y el consiguiente trastorno económico a causa de las grandes pestes y epidemias que asolaron a toda Europa). Los s. XII y XIII fueron períodos de bonanza y expansión sobre los que se ha creado el mito del "pluralismo medieval": la convivencia armónica y el respeto y tolerancia entre las "culturas" (o sea: religiones). Pero no fue así, jamás existió tal convivencia, a lo más coexistencia precaria, yuxtaposición tolerada solo cuando las circunstancias eran muy favorables, y eso tanto en el mundo cristiano como en el musulmán, donde, a lo sumo, se formaban verdaderas sociedades anidadas unas dentro de otras con sus propias diferencias sociales, regulaciones y privilegios particulares (lo contrario a lo que constituye la base de los Estados-nación tras la Revolución Francesa). La expulsión obedeció exclusivamente a la necesidad de cohesionar el reino sobre la base de la religión católica, y homologarse a todos los reinos de Europa (la "normalidad" europea estaba definida por reinos católicos sin moros ni judíos), por los que era visto de forma sospechosa, o al menos incómoda. El proceso fue exactamente el mismo que ya había ocurrido en todo el continente: asimilación de todas las comunidades -definidas exclusivamente en base a la religión y no la etnia o la raza- o la salida del reino; el objetivo que se esperaba alcanzar era la conversión y la unidad religiosa y en absoluto se planeó ningún exterminio (genocidio).

 

DUES MILLOR QUE UNA. Les raons del bilingüisme.

Miquel Porta Perales

Ed. Thassàlia, año 1997, 156 págs

Índice:
1 A manera de pròleg. 2 D'on venim? 3 On som? 4 On anem? 5 A manera d'epíleg.

El autor aborda con decisión los temas sagrados de la mitología nacionalista catalana (de hecho, de todo nacionalismo), en particular el más sacralizado de todos: la lengua, y los aspectos en que se manifiestan los conflictos derivados de la no aceptación de la realidad, y la historia, y la opresión y represión necesaria para imponerla como única. La irascibilidad del nacionalismo catalán con el tema lingüístico es comprensible si se tiene en cuenta que la menor tolerancia en ese punto prácticamente desmontaría toda la coreografía mítica; el nacionalismo no puede tolerar la mínima discrepancia, ni practicar la diversidad que reclama, de ahí que el bilingüismo real, sea una "anomalía" que hay que corregir. En éste libro se cuestionan, razonadamente, los dogmas que el nacionalismo ha implantado, desde la invención de la lengua (como un mal, y ridículo, plagio del francés) y la definición de que la lengua "es" la identidad, hasta la invención de la nación catalana en base a ella y su utilización como elemento segregador, y separador, de una parte de la población española. Como instrumento de comunicación no interesa absolutamente nada, al contrario, por eso interesa erradicar el español, porque a través de la comunicación, une, y de lo que se trata es de separar. Dentro del panorama político, no es que la izquierda se haya adherido a esos dogmas, es que la izquierda no existe como algo diferenciado, es el mismo nacionalismo y la misma oligarquía. Otro aspecto, aparentemente secundario, pero de una importancia capital, es la gran cantidad de información, datos y referencias precisas, que no sólo le dan solidez sinó que por sí mismos constituyen una evidencia profundamente ilustrativa, y reveladora, de los procesos que se han llevado a cabo y que prosiguen.

 

DE IMPERIO A NACIÓN. CRECIMIENTO Y ATRASO ECONÓMICO EN ESPAÑA (1780-1930).

Leandro Prados de la Escosura

Ed. Alianza Editorial, año 1993, 263 págs.

Índice:
I-Atraso, crecimiento y cambio estructural en España. II-La pérdida de las colonias y la economía española. III-Crecimiento y atraso en la agricultura: 1800-1910. IV-La industrialización y el mercado: 1800-1910. V-Comercio internacional y atraso económico. VI-¿Acortando distancias?. Crecimiento y atraso entre 1910-1930.

Análisis económico en profundidad del periodo de desarrollo industrial español que desvela el mito del fracaso y desmonta las mentiras de los nacionalismos periféricos. Otro importante mérito adicional de esta obra capital radica en la introducción de métodos cuantitativos y la utilización sistemática de análisis económicos en la demostración de la falsedad de las anteriores obras en este campo, copado históricamente por los nacionalistas catalanes. Fue la cicatería del sector industrial vasco-catalán la causa primordial del atraso económico español, y esta obra sienta las bases económicas de su demostración. Es una de las tres o cuatro obras básicas en la moderna Historia económica española, que desmontan además las tergiversaciones interesadas de la historiografía económica contemporánea escrita por nacionalistas catalanes y, en menor medida, vascos. Es además, el complemento de obras como las de Ringrosse, de carácter no menos sistemático pero más divulgativa y extensa.
Sus conclusiones no pueden ser más breves... ni concluyentes.