Chiki-Chiki

Baila ChikiChikiLa irrupción del “Chiki-Chiki”, no ya como horterada veraniega, himno de programa de frivolidades o politono telefónico, sino como participante de eso tan periclitado llamado Eurovisión, ha supuesto la cima de una degradación tanto de los medios de comunicación, incapaces de hacer frente a la oleada de participación freakie en la votación, como de ese público que banaliza y vende su propia identidad social.

Eurovisión 2008Un concurso periclitado por su contenido y por sus formas, convertido en puro negocio publicitario. Al encajonamiento en un modelo de canción de pop-light, de estribillo pegadizo y facilón, hay que añadir como handicap la aparición de numerosas canciones e intérpretes de los “nuevos países europeos” del Este que parecen competir en un alegre compadreo y escalada de “freakismo” que venimos sufriendo desde el año 2005 especialmente.

Es sin duda una nueva situación musical (tan degradante como el madonnismo en su época) que se ha insertado rápidamente en la decadencia general del medio, tan unido a su comercialización exasperada y a la constante creación de “nuevas tendencias” y áreas totalmente inventadas, que en nada tienen que envidiar a la destrucción del arte y la emergencia de una crítica especializada en las sucesivas aberraciones y picarescas aparecidas desde hace ya un tercio de siglo (de la “pobreza” al “pánico”).

Pero el “Chiki-Chiki” patrio no se genera en este ámbito. Sus orígenes están en el entramado del “humor catalán” y sus intencionalidades políticas. Injerencias del mundo nacionalista que en las calles ya existían hace tiempo. Recordemos la insistencia en la disolución (¡!) del Ministerio de Cultura para sustituirlo por las más “auténticas” e “históricas”  “Consejerías” de Culturillas locales.

Miss España (Guipúzcoa)Previamente se habían dado presiones en los nombramientos de Miss España, fundamentalmente por parte del PNV, con éxito, y algún intento fracasado de los catalanistas en programas-concurso como “Gran Hermano” o “Supervivientes”. Fracasó por el propio personal participante.

BethCon la segunda edición de “Operación Triunfo” (un programa de éxito inesperado cuya primera ganadora obtuvo la victoria y el reconocimiento debido a sus limitaciones físicas y esfuerzo por superarlas), llegó la oportunidad a través de la concursante catalana Beth.

Esta chica había cantado previamente en grupos de pueblo, y cuando le hicieron la pregunta de rigor, al llegar a la final, que conllevaba participar en Eurovisión como representante nacional española (como el año anterior lo fue Rosa), reponde con ambigüedad y desinterés expreso, con un no es mi prioridad.

Ainhoa CantalapiedraPuro y duro contraste con otra de las tres candidatas, la nacida en el País Vasco, Ainoa, pero que no hablaba vasco, según informaron personas de su círculo de amistades, y que se mostró entusiasta de ser la representante española. Ante tamaño escarnio, los patrioterillos de HB, por boca de su jefe, la máscara sonriente y sangrienta de Otegi, afirmaron que todo era una burda maniobra españolista para demostrar, vía Eurovisión, que los vascos eran españoles. La polémica estaba servida. Pero la chica, que además era un simple repartidora de pizzería, hija de “emigrantes maketos”, en contraste con la “profesional” Beth y su muy catalán acento, se reafirma en lo dicho y le añade orgullo.

Desde ese momento convergieron las presiones (explícitas o implícitas) políticas con los intereses de diversos sectores. Hay que tener en cuenta quie la productora era la Gestmusic de los integrantes del grupo musical-fiestero-catalanista (“en Cataluña sólo cantamos en catalán”) de “La Trinca”. Para más inri, la conductora del programa encargada de animar la candidatura española era la cantante Nina, presente en las listas electorales de CyU.

No les resultó difícil sortear los sinsabores políticos de la elección popular de la novasquista chica: como se votaba a la canción, ya que cada candidato interpretaba una distinta (a diferencia del caso de Rosa, en que se escogió la ganadora y la canción después), bastó con darle la ostensiblemente mejor, o más adecuada, más festivalera, a Beth.

Andrés BuenafuenteHasta aquí los antecedentes del Chiki-Chiki. Este nació como una de las múltiples parodias de prototipos populares (“chelis” se diría antes) del programa de Andrés Buenafuente. Siguiendo la estela de sus anteriores programas en Cataluña (y en catalán), este individuo utiliza estas figuras para ridiculizar, caricaturizar y atacar a la población española y a España como nación.

Este confeso independentista está muy en la línea de la TV nacionalista, TV3, de criticar y burlarse de todo lo español, presente y pasado, político o cultural, pero siempre como confrontación de “lo nuestro y lo de ellos”, con nula autocrítica de lo propio, real o inventado. Todo lo contrario de nosotros, capaces de reirnos de nosotros mismos y hasta de menospreciar nuestra valía. Eso se llama grandeza, y lo otro palurdez profunda.

Accionista de la productora “El Terrat” (“La Azotea”), como otros muchos nacionalistas intentó sin éxito saltar a una TV de ámbito nacional (es decir, español) dos veces, y en la tercera lo logró (Antena3), para morder luego la mano de los que le alimentan, y burlarse de ellos y criticarles en los medios locales.

Javier Sardá, Manuel FuentesAhora hace el mismo autodenominado “humor inteligente” (¿?) en LaSexta, con mejor sueldo y menos público, tan tendencioso como siempre y ausente de autocrítica política en su totalidad, con el mismo tipo de “colaboradores”, alguno de los cuáles estuvo con el otro manipulador, Javier Sardá, en su “Crónicas Marcianas”, o en el del delfín Manuel Fuentes, ahora en el infame CQC, y aún más disolvente en el plano sociológico, que es su verdadera meta.

El Neng y el GilipollasEl Chiki-Chiki surge en el campo de estos “colaboradores” (como el “Neng”), más freakies aún que los que imitan o parodian, en concreto de uno significativamente llamado “el gilipollas”, y que compuso la canción con dos más en 20 minutos para un sólo programa. El presentarlo a concurso forma parte de ese ataque, de ese odio cínico y ciego hacia todo lo que huela a español, como forma de chanza y zancadilla. Y como en este tipo de consultas (y vistos los resultados electorales, en las otras también) los que priman son los chavales y el cachondeo, al dar TVE la elección a los votos externos (para sacar buenos ingresos de los dichosos sms) pasó lo que pasó.

El Chiki-Chiki navega en esa colonización de los medios por parte de figurines aparentemente banales pero en realidad cargas de profundidad políticas, totalmente bajo la batuta del catalanismo político y sus campañas de difamación y desinformación consecutivas. No es inocente.

Nos debe mover también a reflexionar sobre la incidencia en el sistema democrático de la decadencia de la calidad de la participación ciudadana debido a la irrupción en él de las masas integradas en la sociedad de la información pero en sus aspectos más banales y bajos, y sobre todo de la transparencia y aceptación de la corrupción y suciedad del mundo político.

La burla se ha coronado reina. La banalización y el absoluto relativismo (con lo de los demás) ha cedido el terreno al arma arrojadiza y el insulto soez.

Ahora bien, nosotros repetimos una consigna:

“¿te ries de España?, nosotros de tu puta madre”.

MAYO 2008

Ir al índice de Alboroto
Volver al inicio del documento