bandera toro
rótulo

SECCIONES


 

NOVEDADES

 


 

OA se opone frontalmente al nacionalismo en todos sus aspectos. Frente al golpe de Estado secesionista que paulatinamente se está desarrollando ante la pasividad, y complicidad de hecho, de los gobiernos habidos, formulamos nuestra llamada a la movilización y unidad de los patriotas españoles.

OA afirma que las dicotomías izquierda/derecha son completamente inútiles, y paralizantes, para enfrentarse al secesionismo y defender la unidad de España.

El grado de corrupción y de prevaricación que ha invadido las instituciones hace imprescindible la intervención militar para cortar de raíz éste proceso político destructor de la Nación Española.

En esta web se ofrecen análisis e informaciones de caracter permanente al servicio del movimiento antinacionalista. No acoge debates ideológicos ni foros de diletantes.

oa@nucleosoa.org

Nuestra Desgracia

Nuestros textos

El patriotismo como pensamiento fuerte y necesario

Hispania

...

Desde la promulgación de la Constitución Española de 1978 que innecesariamente establció el aberrante “Estado Autonómico” (cuando no había demanda social para ello) se puso en marcha una dinámica de regionalización y de fragmentación, que, si bien, ya presente en el seno de algunos partidos caló rápida y profundamente en todos.

...

...

Hasta tal punto se ha interiorizado la fragmentación, que los partidos políticos han adaptado su propia estructura a la misma. Han abierto así un amplio campo de posibilidades para satisfacer ansias de poder, de intereses económicos y de desmesuradas ambiciones personales, lo que hace evidente la necesidad de acabar con esta forma de Estado.

...

...

Entre todos han vaciado la idea de España como unidad histórica hasta reducirla a la nada, cuando no, a una invención franquista rechazable.

...

...

Todas estas circunstancias hacen imprescindible reavivar y reivindicar a la patria y al patriotismo…

dibujo

...

...

Y aunque no esté de moda, vituperado y descalificado aviesamente para desactivarlo, el patriotismo como lealtad primordial es la única fuente de legitimidad política.

Ver el texto completo


La recopilación de las "Atalayas" y "Comunicados" emitidos pueden consultarse en el blog de Núcleos OA, desde donde pueden ser compartidos:

Blog Núcleos OA

Atalaya

 

 

Nuevas elecciones: la representación final

La experiencia adquirida en lo que fue el ensayo del 20D deberá propiciar las alianzas que, con torpeza, se apuntaron entonces.

Se trata de la misma suma pero con sumandos nuevos.

Porque es evidente que no es posible gobernar en minoría, salvo aceptando un caos disfuncional. Y por otra parte el principio sagrado del PP de que “la economía lo es todo”, pervive aunque de una forma retorcida y a través de caminos insospechados.

Las propuestas preelectorales son idénticas a las anteriores: ambiguas e indefinidas. Sirven para justificar cualquier cosa. Se habla de “cambio” sin especificar el qué ni para hacer qué.

Los políticos de todos los colores, de una forma más o menos encubierta, están a sus intereses partidistas, y no al servicio de España. Así de simple.

En el mejor de los casos, todos estos canallas no se atreven a afrontar el problema que ellos han creado, y alimentado, con su permisividad, interés electoral, y mala fe. Ahora se trata de salir por la tangente salvando la cara, cuando el mal parece no tener remedio. Para ello han dado con la clave: la “reforma constitucional”.

carnaval

Esta es la maniobra más temible; deseada por todos y jamás explicitada.

A lo más que llegan es a, tímidamente, proponer una estructural federal (quieren “federar” España), lo cual no dice gran cosa en sí, porque solo se federa lo que está desunido (¿o tal vez España ya está formalmente desunida?), y por otra parte en comparación con otros estados federados sería un paso atrás en bastantes aspectos, y no es precisamente a eso a lo que van.

Tampoco aclaran a qué clase de federación se refieren, aunque sabemos que, de tapadillo, se trata de una “federación asimétrica” y ahora, además, se pretenden añadir referéndums a la carta para todo el que quiera. En resumen, se trata de una “confederación laxa”. En lenguaje llano: el fin de España.

Todas estos circunloquios tienen como finalidad ocultar la realidad, el objeto es crear un mecanismo que permita la liquidación de España de un modo “legal”, esto es, sin que se note, y ocultando la mano del que ha tirado la piedra. Y en eso están todos los partidos, nuevos y viejos, aunque a muchos no se lo parezca.

ladrón

El camino a la destrucción de España ya está bastante trillado, fomentado por la pasividad de los sucesivos gobiernos ante las acciones, amenazas (públicamente formuladas, y ejecutadas) y desobediencias de los secesionistas a las leyes y sentencias judiciales (cosa muy rara porque en general jueces y fiscales nunca ven delito en nada que suponga la ofensa y humillación de España –quema de banderas, pitadas y abucheos al Himno, etc…-).

Es de notar que el sector de la "Justicia" también ha encontrado su adecuado camuflaje con la “libertad de expresión” bajo la cual amparan la degradación, el envilecimiento, la burla y el agravio que continuamente se dirige contra todo lo español.

...

Frente a un proceso de la magnitud de un Golpe de Estado gradual, que se desarrolla con total impunidad, es imposible defender la unidad de España por medio de juegos de politiquillos.

Porque ante un enemigo que está inmerso entre nosotros (los politicastros, todos los medios de comunicación –mastines de lo políticamente correcto- la progresía y una fracción hispanófoba de la población) se requiere una acción radical que interrumpa el proceso político mediante un contragolpe que solo puede iniciarlo la parte leal de nuestras Fuerzas Armadas:

- La Legión.

- Los sectores leales del Ejército.

- Los sectores leales de la Guardia Civil.

La facción de la población leal a España seguirá a sus Fuerzas Armadas en el verdadero proceso, este sí, de la regeneración:

- Reconstrucción del Estado Español unitario.

- Abolición de las autonomías.

- Ilegalización y liquidación de los secesionismos, de los partidos nazionalistas y los comunistas.

- Depuración severa e intensa de todas las instituciones del Estado, de los partidos y de los sindicatos.

- Gobierno provisional.

- Nueva Constitución y nueva ley Electoral (con circunscripción única y mayoría simple a doble vuelta).

El Ejército está, y es anterior, a cualquier Constitución y por encima de cualquier Gobierno ante las amenazas abiertas, o encubiertas, de la disgregación o mutilación de España.

El Ejército se debe en primerísimo lugar, y en exclusiva, a España, su unidad, libertad y permanencia.

¡Viva España!

Junio de 2016


¿Reformismo?. Nada a la vista.

La evidente situación de crisis económica y del sistema, pone de relieve la inconsistencia de las pretensiones reformistas de “los nuevos” y sus “nuevas políticas” que en lugar de propugnar la sanación, la sustitución de ese sistema podrido y suicida por uno nuevo y regenerador, ofrecen en la práctica más de lo mismo.

Son conocidas las posturas de Ciudadanos (y UPyD), reformismo puro, con la pretensión de hacer retroceder el sistema a posiciones anteriores a las últimas concesiones al separatismo, coexistiendo con él y las autonomías, cerrándolo, cosa que estos jamás admitirán y que ya lo han dicho así.

vieja riendo

UPyD, extinta, Ciudadanos descubrió sobre la marcha el valor movilizador de la “marca” España, después de haberla negado, muy en la línea de asociaciones locales barcelonesas de las que en origen proviene. Por su parte el débil PPC ha intentado segarle la hierba bajo los pies con la movilización del 12-O, que ha intentado inútilmente patrimonializar.

Hay más, Denaes, la Fundación por la Nación Española, es un grupo decente, pero es una fundación y no se aparta de su constitucionalismo ya rebasado por la realidad cotidiana de las autonomías y separatismos. Como tantos de ese bando no sabe qué hacer en el campo político. Vox promete una nueva orientación que ya se verá en qué cuaja

Es la misma impotencia de VCT, Voces Contra el Terrorismo, escisión de la neutralizada AVT, y que se ve constreñida por su carácter y procedencia. Bastante tienen

Debemos considerar el escaso papel conceptual y político desempeñado por personajes fugaces, “intelectuales” diletantes o simples “floreros” incluso en algunos medios, pero que no han aportado nada salvo exhibiciones personales muy floridas, equidistancias etc.; así fue como ciudadanos tardó 10 años en gestarse, en medio de vacilaciones y numerosas cacicadas y payasadas.

diletante

De la galaxia de blogs y webs que nacieron en la etapa del gobierno de ZP mejor no hablar. O eran voceros peperos o antipsoes, o charlatanes de café, como predijimos en su momento.

En todos los casos se dan dos características en común: miedo a proponer soluciones reales, radicales ante un desafío radical, y falta absoluta de comprensión y análisis de lo que es el ámbito político.

...

El reformismo resulta doblemente imposible. Porque el nacionalismo separatista es antiespañol en su base y porque es totalitario, busca la hegemonía absoluta, la exclusión. No es posible en estas circunstancias de dominio nacionalista la coexistencia de identidades que él promueve como antagónicas. La única alternativa a la identidad separatista no es una mixta sino la unitaria española.

...

Todas las apuestas reformistas se den con la combinación de partidos que sea, está ampliamente rebasada por la realidad.

Y ahora consideremos a otros que de hecho NO pertenecen a nuestro ámbito, aunque lo parezcan, porque usan los símbolos nacionales para legitimarse, pero que son usados por el enemigo para perjudicarnos. Hablamos de la extrema-derecha y su penúltimo invento: los identitarios.

Exportados desde Francia, como tantas cosas de los reaccionarios, los identitarios heredan allí la línea antijacobina del regionalismo tradicionalista, heredero a su vez de los fueros locales avalados por la Monarquía en el Antiguo Régimen. Lo que aquí son las autonomías.

Una forma de persistir en el viejo binomio derecha-izquierda, que en España provocó y provoca desde hace dos siglos, enfrentamientos, desgobierno, miseria y guerra (como las carlistas contra el Estado liberal centralizado, de donde surgió el nacionalismo vasco).

Y también el avivar los regionalismos tradicionalistas en los años 50, durante el franquismo, como forma de contrarrestar la infiltración izquierdista y las consecuencias de los cambios sociales provocados por el pujante desarrollo económico.

La extrema-derecha va ahora de “patriota”. No lo es. Utiliza la bandera y el nombre de España para sus fines políticos, pero es pura retórica. Por ejemplo los “neonazis” que se proclaman europeos y regionalistas, grupos como el MSR, el grupo Revolución o las extintas Bases Autónomas.

Cuando hay problemas acuciantes en la unidad nacional, ellos se dedican a agitar viejos espantajos y prejuicios como el “sionismo”, la “burguesía” o el Tercer Reich. Incluso en Vascongadas o en Cataluña no hablan del separatismo real y sus desafíos, sus dirigentes (Bau, Llopart, Ruiz-Reguant, Milá…mayoritariamente catalanes), afirman que la división regional-autonómica es “natural.

“El Partido”, esa organización disciplinada y con metas claras que necesita el movimiento antiseparatista no ha surgido. Ha sido bloqueado por el superado reformismo y el miedo a lo “político”.

No podemos aspirar a liderar una rebelión, cívica o no, puesto que las movilizaciones ciudadanas están mediatizadas por la extrema-izquierda, los movimientos “sociales” (ONGs, Femens, LGTBs, etc…), o por el separatismo, con intereses comunes, y además no hay organización ni en estas circunstancias serviría más que para “quemar” a los militantes y desmoralizarles.

No. La chispa vendrá de otro lugar. De la propia podredumbre de la situación, de la dinámica de los separatismos ruinosos y saqueadores y su sistema autonómico desastroso, de la inacción y cobardía bicéfala del PPSOE, embarcados en la carrera de dar más a los separatismos cuando ya no h ay nada que dar.

Legion

La chispa vendrá de las fuerzas sanas y voluntariosas de la Nación, que surgirán entonces y sólo entonces, ante la gravedad de la situación, dándole un vuelco a esta y siendo el amarre de los que tengan algo que salvar. Pero sólo entonces.

Y ese momento llegará porque, ante el saqueo total de las arcas públicas y el derrumbe económico por ellos propiciado, el actual baile a cuatro acabará con todos revolcándose en el suelo. Es inevitable, es su dinámica.

Y no olvidemos que espadas ganan. Pero hay ayudar entre todos para el día después.

Abril 2016


... y ahora el trapicheo

trapicheo

Como ya esperábamos, sigue la estrategia de provocación y desafío nazionalista contando con una coyuntura muy favorable:

Podemos (y sus marcas franquiciadas) se han quitado la máscara, ¡por fin!, y se muestran como sus valedores... aunque realmente no constituyen un bloque uniforme y su verdadera faz dependerá de las tensiones internas.

El bufón del PS desempeña su papel de tonto útil para Podemos, desesperado ante la perspectiva de ser defenestrado por una facción de su partido y cegado por la ambición de alcanzar el poder a "cualquier precio", lo que ahora miembros de ese partido rechazan con vehemencia y aparente dignidad clamando por una defensa de la "unidad de España" que nunca antes les importó... argumento que ahora se esgrime como un mero ariete contra su repudiado secretario general). Todos saben que el pacto con Podemos, deseado por gran parte del PS, será un logro efímero para el partido, rápidamente fagocitado por Podemos y arrollado por la avalancha de todos los secesionistas.

También el PP se ha vuelto "patriótico" ahora, cuando se ve perdido, y sus alianzas con los nazionalistas ya no funcionan porque no tiene nada que ofrecer (los millones del FLA, no bastan).

Por su parte, los nazionalistas, han podido secesionarse en cualquier momento, nunca han tenido a nadie delante (y si muchas complicidades favorables de la autodenominada izquierda y de la progresía) y una población profundamente inoculada de hispanofobia y de rechazo a la "casposa" y pasada de moda idea de España. Pero mientras había dinero a espuertas y abundante mangoneo con impunidad, no había prisa en tener su "Estado propio"; pero ahora no hay dinero, hay poco que sacar y sí conviene la secesión (¡pero siempre en "condiciones favorables"!, que no están dispuestos a pagar el coste de la misma). No tienen más límite que su propia incapacidad, como se está demostrando.

No obstante, una vez más, remachamos la culpabilidad de todos los gobiernos hasta ahora habidos, en el proceso de destrucción de España.

La actual redistribución de los votos entre cuatro pretendientes ha puesto al descubierto:

a) El fracaso del postulado reformismo o regeneracionismo, pues no ha logrado atraer a votantes, como se ha visto.

b) El fracaso de los eslóganes relativos a los "nuevos" políticos y sus políticas, que tampoco han atraido votantes. Más bien lo que ha movilizado ha sido el supuesto voto de castigo o de hartazgo de la PPSOE, aunque como se ha ido viendo, los "nuevos" ni son muy distintos ni "más mejores" que los anteriores, son "casta" de antemano.

c) La pervivencia en el imaginario público (atizado por los medios lacayos) de la estéril y falsa dicotomía "izquierda-derecha" que lastra las opiniones y las actitudes.

Ahora asistiremos al habitual e indecente trapicheo con los pactos post-electorales, que parecen no disgustar mucho al personal, pese a que en realidad son fraudes democráticos sin paliativos; lo decente serían "coaliciones electorales", a la vista de todos, sin tapujos ni ambiguedades. Pero los politicastros no se sienten cómodos con actitudes claras y transparentes.

Y ésto es consecuencia de una Constitución muy mal hecha, a sabiendas, de un Estado Autonómico corrupto en sí mismo y origen de todas las corrupciones (como querían) y una deshonrosa Ley Electoral que distorsiona la realidad de los votos y que sobrerrepresenta a quienes precisamente se declaran agentes de la destrucción de España.

Con estos elementos se ha construido el chiringuito de los politicastros viejos y nuevos.

Es probable que el resultado de la mezcla de todos los factores conduzca a una mayor inestabilidad, alterando con ello el deseado proceso de muerte lenta e indolora de España, abriendo por lo tanto la posibilidad de reacciones imprevisibles, pese a la indiferencia, ignorancia y desprecio al propio país, que los politicastros han fomentado en una población hedonista, durante los 40 años de partitocracia.

Frente a todos, y contra todo, ahora, el Ejército debe encabezar un contragolpe que restituya la legitimidad y la legalidad de las instituciones del Estado, debe tomar el poder para regenerarlas (ahora sí) limpiándolas de la escoria que las coloniza y eliminar a todos los sediciosos.

¡Abolición de las autonomías, ya!

¡Ejército al poder!

Enero 2016


El poder a cualquier precio

(Aunque solo sea lo que quede de poder, y el precio sea la destrucción final de España).

Las elecciones del próximo 27 S parecen tener una excepcional importancia.

Si no son favorables a las ambiciones separatistas seguirá la estrategia de provocación y desafío a España para crear otra situación crítica.

Si son favorables a los catanazis, y logran efectuar su declaración de ruptura con España, más o menos encubierta por el propio Gobierno actual y los partidos del sistema - lo que por otra parte tratan de hacer mediante el trágala de la modificación de la Constitución -, no es el fin de la "historia" sino el principio; tras la separación de hecho, se iniciará de inmediato la "expansión territorial", anunciada explícitamente durante años y ahora reafirmada rotundamente. No será el fin del drama, sinó el inicio de uno mucho mayor.

Inmersos en este ambiente inquietante, no se descarta el temor de que en estas elecciones se produzca un "pucherazo" catanazi (algo de eso pero en muy reducida escala ya ha ocurrido en otras anteriores), si bien no generalizado, pero sí suficientemente significativo, posibilidad, sospecha, muy realista que el Gobierno (¿?) se niega a considerar y a vigilar especialmente, e impedir.

El proceso que estamos viviendo es claramente golpista. No porque nos lo parezca, sinó porque los propios dirigentes nazionalistas y sus asociaciones afines así lo han afirmado pública y reiteradamente aunque, obtusa y cerrilmente, el Gobierno se niega a considerar.

En vísperas de éstos acontecimientos se ha desarrollado una gran ofensiva antiespañola desde distintos puntos de la geografía y desde distintos grupos políticos; así a las ya conocidas desobediencias de las autoridades públicas catalanas con la declaración de municipios secesionistas, eliminación de la bandera española y colocación de banderas separatistas no constitucionales -ilegales por tanto-, se añaden otros: Colau en Barcelona pretende expulsar, al Ejército y a todos los restos del Estado, de Barcelona, se prohibe el Himno Nacional y la bandera en numerosos Ayuntamientos (Albal, Silla, Sueca, Alcora etc... la lista es muy larga) a lo que hay que sumar la impagable colaboración de los medios (y sus mastines: los periodistas)...¡todos a liquidar!.

Hasta ahora los separatistas lo van consiguiendo todo; primero con los asesinatos, magníficamente recompensados, y ahora con las bravuconadas sin que los Gobiernos (¿antiespañoles?, ambiciosos de poder y dinero) no hayan hecho más que ceder y doblegarse al servicio de sus propios trapicheos electorales.

El "apaciguamiento" ha alentado la agresión y ha realzado, ante el sector de su población adicta, la figura de sus líderes mesiánicos (saqueadores, mafiosos intocables, podridos de corrupción reconocida públicamente y no perseguida por fiscales y jueces - otros truhanes a los que hay que ajustar las cuentas-) mientras los Gobiernos, que nunca han rechazado ni contrarrestado las manipulaciones y falsedades declaradas por los secesionistas y propagadas por los todos medios (como ahora los datos claramente falsos de la participación en la manifestación del 11S) se han desvanecido, siempre, silenciosamente por el fondo del escenario, sin presentar batalla,...de nuevo los trapicheos electorales.

El drama se perpetúa en estos momentos; el Gobierno de Rajoy financia generosamente a Mas y sus compinches, en sus desvaríos, a través del FLA, con la excusa de tranquilizar a los mercados financieros internacionales, de seguir garantizando los servicios sociales esenciales y el pago a proveedores, pero ese dinero no se destina a esas finalidades, es sabido, es público y notorio. El Gobierno no lo ignora pero sigue en lo mismo. Esa lluvia de millones financia el "proceso separatista" y las fantasmales "estructuras de estado" (un pozo muy negro y sin fondo) que ocultan y hacen olvidar las cuestiones sociales y las políticas antisociales que se practican en esa región, proceso secundado criminalmente por los inefables sindicatos (que señalan a otros ¡cómo no!) y las autodenominadas izquierdas. En este "totum revolutum" han encontrado provecho también los "conversos" (renegados, como, por citar a unos pocos muy visibles: Justo Molinero, Eduardo Reyes, Gabriel Rufián, José Manuel Giménez etc...) que viven de la sumisión y del desprecio a su origen; se trata de charnegos sin dignidad (y baratos, como los Kleenex).

El resultado de los irresponsables e inconfesables trapicheos de los diversos Gobiernos con los nazionalistas, cesiones y permisividades inexplicables, es que se ha creado un monstruo que ha crecido, se ha hecho díscolo, creyéndose fuerte, y ninguno de los politicastros que han ocupado el poder se han atrevido, ni han querido, plantar cara al desafío. La aparente fuerza de los nazionalistas no se debe a su número ni a su determinación, sinó a la lenidad de quienes debieron hacer cumplir la ley, como les obligaba el mandato que ejercían; ellos mismos saboteraron el Estado al que servían, a eso se le puede llamar traición...y tiene que tener castigo.

El resultado de esta pestilencia es que en las regiones "dominadas" por los nazionalistas, aún no siendo mayoría ni con mucho, se han hecho con los resortes del poder, y su marcha es imparable porque constatan, pese a lo que digan en su histérica propaganda, que no se les enfrenta nadie. Parece como si todo estuviese ya pactado (incluso el período de disolución de las Cortes tras las elecciones del 27S, insinuando un vacío lleno de posibilidades), se trataría de llegar a una ruptura de matute, que no lo pareciera...pero la voracidad de los lenguaraces separatistas es demasiado exagerada para pensar que serían capaces de mantener la necesaria discrección.

La perspectiva es desoladora desde todos los ángulos. Para el "PSOE" no es muy molesta dado su carácter profundamente antiespañol, guste o no ese es su objetivo histórico (así como también el de los masones), que nada tiene que ver con lo que en el mundo ha significado el socialismo; aquí es simplemente la liquidación de España. Una realidad y un concepto que detestan profundamente y que no pueden soportar. La "izquierda" en España es completamente distinta de la izquierda en cualquier país europeo (dejando de lado su nulidad intelectual y teórica).

El PP, continuador de la "derecha" liberal, hereda de la derecha histórica la indiferencia, e incluso la hostilidad, hacia la idea de Nación y de la incómoda "soberanía popular" que ella conlleva, a lo que tiene que adaptarse, forzosamente, empujada por el signo de los tiempos y del entorno. Y ello aunque en nuestro caso se trate de una Nación histórica, no producto de la modernísima ideología-doctrina nacionalista que crea naciones "ex novo", y a las que sí se adhieren, interesadamente, las oligarquías y burguesías locales. Por ello ese partido jamás defiende ni defenderá la idea ni el concepto de España (que desconoce por completo), a los que tímidamente simula acercarse, oportunísticamente, cuando las circunstancias electorales les fuerzan a tratar de arañar un puñado de votos más.

Pero en cualquier caso, esa lucha ideológica "no es su tema", para ellos es un estorbo (las declaraciones del asno Margallo, el 10-9-2015, lo demuestran claramente, aunque estéticamente ha sido obligado a desmentirlas, como siempre retorciendo al extremo las palabras); su interés se centra únicamente en que los negocios sigan funcionando, en el interés de las oligarquías (especialmente las afines). Con el PP el lema es "la economía lo es TODO" y "hacer como que no pasa nada..." es decir, el adormecimiento de la casi inexistente lealtad, interés y patriotismo, de la población, y con ello la muerte lenta (si puede ser silenciosa e indolora) de España.

Poco más nos queda por ver. Ciudadanos, desde su origen -que conocemos bien- no merece la más mínima confianza, y a medida que crece (¿porqué?) se ven más claramente sus comportamientos; se confirma que "todo lo que nace en ésta región lleva en su seno el cáncer del nazionalismo".

Podemos, y su conglomerado difuso de agrupaciones, pretende ser algo así como un atrápalo-todo, queriendo hacer ver que sí y que no a la vez pese, a ser muy malos prestidigitadores. A cada uno le ofrece lo que quiere oír (una táctica "novísima y original" ¿no?), pero la realidad pronto se ha impuesto: nada de nada. Por no ser no es ni la "voz de los indignados", sinó la de los neo chorizos como ha quedado demostrado de inmediato. No son diferentes, son lo mismo que ya teníamos, y para este viaje no hacían falta alforjas ¿se darán cuenta los incautos, pese a la presión de los rastreros y manipuladores periodistas?

Otras posibilidades, potencialmente esperanzadoras, como VOX, o Democracia Nacional, ligeramente más visibles entre la miríada de grupos y grupúsculos de orientaciones muy próximas pero dispersas, están aferradas a sus pequeños conceptos fraccionarios hasta la inoperancia absoluta. Posiblemente imbuidos de buena voluntad pero aquejados de una debilidad extrema, acosados por todas partes y silenciados por completo como apestados. Y pese a todo no se corrigen, y siguen larvados de nauseabundos personalismos.

Siendo tan pocos, y los enemigos tan numerosos y poderosos, es suicida debilitarse más en querellas por completo ajenas al interés de la Nación y el pueblo españoles.

Su máxima debería ser: ¡Apoyarse siempre, perjudicarse nunca! ¡Unidad!

Nunca debemos perder de vista la naturaleza de éste sistema político y de los medios (y periodistas) que en él operan, que acoge en su seno a asesinos (encumbrados al poder), golpistas (la extensa camarilla de catanazis) y radicales de extrema izquierda y antisitema, mientras que repudia, con indgnación e intemperancia, a cualquier grupo o manifestación patriótica.

Toda esta lluvia de infortunios inunda a una población, en gran parte sin autoestima, e imbuida por una mentalidad de desprecio e indiferencia al propio país. Tal parece que nos encaminamos a una encrucijada histórica que la población española no va a poder afrontar con la determinación y el coraje necesarios.

Esta población cerrada en sus problemas personales debido a la gran crisis económica, problemas ciertos y acuciantes, no percibe que con la destrucción del país, esos mismos problemas se acentuarán muchísimo más hasta extremos inauditos. Cada vez, la solución, si la hay, será peor.

La defensa de la unidad de España no es un juguete, ni un capricho, ni un lujo superfluo, sinó una necesidad vital. Por eso, ahora, es imperativo que frente a todos y a todo, el Ejército tome el poder.

Pero no para defender a este sistema político ni a estos politicastros mentirosos, corruptos y saqueadores, actuales. Todo lo contrario. Hay que defender y regenerar las Instituciones del Estado, lo que implica la reconstrucción del Estado unitario, que frente a todos siempre fue mucho mejor que la aberración autonómica, que por tercera vez en nuestra historia, ha fracasado.

Se debe poner fin al actual proceso político que está culminando con un Golpe de Estado anunciado públicamente, lo que ya es en sí un delito grave, y que ni gobierno, ni fiscales ni nadie dice ni mu. Esta desidia y dejadez, además de ser asombrosa, es ¡cómplice!.

El ejército, debe y puede encabezar un contragolpe que reconstituya la legitimidad y la legalidad hoy inexistentes, tomar el poder y detener a todos los sediciosos, sus colaboradores, los políticos todos, también cómplices y limpiar a fondo las Instituciones del Estado. El pueblo español espera eso de su Ejército: lo necesita.

¡Abolición autonomías!

¡Ejército al poder!

Septiembre 2015


 

Se Destapan

¡Al fin IU, por boca de Cayo Lara (29-05-2013), se destapa y se declara partidario de la desmembración de España!. Celebramos que se aclaren las posiciones. Ya no caben dudas respecto a esa formación abiertamente antiespañola ni sobre sus militantes y votantes.

Los nacionalistas, más coherentes - en eso al menos- siempre se han manifestado antiespañoles.

Mientras el PS(¿oe?), también antiespañol -la única seña de identidad de la autodenominada izquierda y de la progresía- no se atreve a manifestarlo explícitamente por miedo electoral, y anda haciendo contorsiones extrañas acerca del federalismo, asimétrico, confederal...

¿Y el PP?. Ajeno por completo a la idea de España y de Nación, que no existen en su imaginario y que incluso les incomodan y han contribuido a debilitar y a destruir, solo las invoca y utiliza sus símbolos, con oportunismo electoral, porque los demás no lo hacen, y así captar algún voto ingenuo.

¡Todos estos traidores, desleales, codiciosos y corruptos deben desaparecer !


 

noa noa noa noa noa noa noa noa noa noa noa noa noa noa noa
mascara fascistas noa noa noa noa